Author Archives Jesús Alba

Un año después, ¿un tercer Menéndez en el Sevilla?

Publicado por Jesús Alba  /   enero 18, 2013  /   Publicado en Historias  /   1 comentario

Los gemelos Menéndez. / M. Gómez

Justo un año después de la llegada al Sevilla de dos hermanos gemelos argentinos procedentes de los escalafones inferiores de Chacarita Júniors, Jonathan y Nahuel Menéndez, dos menudos futbolistas que se presentaban en la ciudad deportiva con 17 años, otro Menéndez más, su hermano pequeño Nico, se encuentra entrenando en los campos del club nervionense, en este caso con el cadete A que dirige Salvador Bernal.

La verdad es que la historia de esta, familia ya, en el Sevilla es curiosa. Se suponía que los técnicos tenían muchísima fe en uno de los dos gemelos, Jonathan, Jony, como ha sido bautizado por el club en fichas técnicas y alineaciones, pero lo conveniente era no separar a este prometedor proyecto de su hermano gemelo, también futbolista y –lógico- dispuesto a venir a Sevilla con él. Recordaba la historia al caso de Lautaro Acosta y su hermano, Rodrigo, un central que también acompañó al ex futbolista de Lanús, pero que no llegó a jugar un partido en ningún equipo del Sevilla. Desde luego que todas las comparaciones son odiosas y no hay que juzgar todos los casos por igual. Jony y Nahuel Menéndez llegaron a Sevilla en enero de 2012, pero no pudieron jugar. Mientras el club trataba de aislarlos defendiendo que sólo estaban a prueba, en realidad lo que hacía era cubrirse las espaldas ante los organismos mundiales del fútbol, que prohíben la contratación de futbolistas menores de edad sin que haya por medio una compensación económica. Había que esperar que cumplieran 18 años y eso no se producía hasta el mes de abril. Los hermanos Menéndez se entrenaban con el juvenil de División de Honor, equipo con el que iban a competir, pero cuando cumplieron la edad no pudieron ser alineados, ya que la normativa no permite inscribir nuevos jugadores en las cinco últimas jornadas de la liga regular. El juvenil de Diego Martínez por entonces no sólo resultó ganador del pulso particular con el Málaga por el campeonato del grupo 4, sino que se alzaron sin los Menéndez con el título de la Copa de Campeones disputada en Lepe ganando al Espanyol en la final. Jony y Nahuel regresaban a Argentina con la consigna de descansar para volver en pretemporada ya estando decidido que iban a ser separados. Jony, el punta, al Sevilla Atlético; Nahuel, el medio centro, al Sevilla C de Galeote.

Y así fue. Comenzó la temporada y ambos jugadores iniciaron el curso como titulares en sus equipos. Y pese a las dudas que había podido generar la operación, no puede decirse que el hacer futbolístico de ambos fuera decepcionante. Jony, que en el filial suele ser alineado por Tejada como extremo derecho, es un jugador habilidoso, intuitivo y con recursos en el regate estático. Aunque está verde para la categoría, sin destacar en gran medida, suele dejar detalles interesantes, aunque su escasa talla –algo que también acompaña a Nahuel- es otro aspecto que se suma a las dudas sobre su capacidad para competir en la élite europea, aunque nunca se sabe. Su hermano es un medio centro dinámico que no ha desentonado en la primera parte del campeonato en Tercera División. Galeote le dio la responsabilidad junto a Theo en la medular del segundo filial, un equipo en el que predomina la pana a la seda por exigencias del guión y en el que Nahuel logró mantenerse hasta sufrir una lesión que le privó de jugar algunos partidos, los más recientes.

Ahora Nico, nacido en el 97, tres años después que sus dos hermanos y de asombroso parecido físico, está en Sevilla entrenándose con los cadetes de Primera Andaluza. Como ellos, defiende la camiseta de Chacarita en su séptima división como volante central. Llegó para pasar las Navidades con su familia y el Sevilla le permitió entrenar con el equipo de su edad y, de paso, ver si iguala o supera las condiciones de los gemelos. Digamos que, de alguna forma, puede decirse que está a prueba. Si la supera sería la primera vez que tres hermanos juegan en tres equipos del Sevilla.

Los ‘refuerzos’ para los derbis

Publicado por Jesús Alba  /   enero 13, 2013  /   Publicado en Historias  /   Ningún comentario

Juan, en el Betis-Sevilla de Liga Nacional (4-3).

Hace nada desde aquí hacíamos una profunda reflexión sobre una cuestión común cuando se habla de jugadores de cantera, el adelantar los pasos, hacer a los jugadores competir en categorías superiores a su edad para complementar su formación, cuando queremos abordar ahora el camino contrario, que también se da, aunque con otro fin totalmente distinto y desde luego menos romántico.

Lo otro, lo de adalantar los plazos es lo que aconsejan los técnicos de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). ‘Bajar’ a los futbolistas en determinados partidos tiene como fin último ganar, el objetivo resultadista que difícilmente encaja en un modelo de formación. Viene esto al caso por algunas decisiones que generalmente suelen coincidir con derbis, en los que los equipos de cantera suelen contar con ‘refuerzos’ de equipos superiores que en teoria ayudan a ganar, pero que se convierten en decisiones cuando menos en discutibles, para empezar para los propios chavales, esos compañeros damnificados que reciben un mensaje negativo desde ‘arriba’ con respecto a la confianza en ellos cuando llega un partido clave para el que hay –no hay que negarlo- una motivación especial.

En el derbi juvenil de Liga Nacional, celebrado este domingo, el Sevilla de Chesco, que había perdido el de la primera vuelta por 0-1, se presentó en la ciudad deportiva del Betis con el refuerzo de Juan, uno de los mejores delanteros de la cantera nervionense, que ya ha jugado algunos partidos en este equipo, pero cuya plantilla de base no es ésta sino la de División de Honor. Juan, un tío con el gol siempre en la cabeza y con un disparo descomunal, marcó la pasada campaña una barbaridad de goles en el juvenil de Preferente (máximo goleador de la categoría superando la treintena). Los técnicos decidieron que esta campaña formara parte de la plantilla del juvenil A, pero ahí hay una confianza muy importante en Carlos Fernández, por lo que dispone de muy pocos minutos. Su inactividad se palió de alguna manera cuando el juvenil de Liga Nacional pasó por apurillos, lo que motivó que jugara algunos partidos incluso coincidiendo con actuaciones en División de Honor. Se dio hasta el caso este año de que Juan jugaba un sábado con un equipo, el juvenil B, y al día siguiente con el A, sobre todo cuando Carlos Fernández pasó por una pequeña lesión muscular. La llegada de un delantero con la Liga empezada como Ranchero cortó este subir y bajar de Juan… hasta que llegó el derbi este fin de semana. Juan fue la estrella del Sevilla con dos goles al eterno rival y un par de pelotas que no fueron tantos por la actuación del portero del Betis, que al final se llevó el triunfo (4-3) pese a que al comienzo de la segunda parte el Sevilla ganaba por 1-3 con el que parecía el gol de la sentencia de Juan. El delantero acabó lesionado, su equipo perdiendo y muchos aficionados preguntándose si de verdad el objeto de estas decisiones es la formación final del futbolista.

Algo similar ocurría con Gonzalo, de moda por su reciente debut con el primer equipo, en el derbi de División de Honor. El goleador coriano, que llamó la atención la pasada campaña en Liga Nacional con unos números espectaculares, pertenece a la plantilla del Sevilla Atlético, pero fue el refuerzo del juvenil de Agustín López en la visita del Betis. Un dirigente del club llegó a justificar que el filial y el primer equipo (que jugaba fuera por la mañana) coincidieran en horario para que Gonzalo pudiera jugar el derbi de juveniles, lo que al final hizo sin que su concurso fuera determinante más allá de un remate al larguero desde el borde del área chica. Si alguien ganó aquel derbi fue Curro. Se da la circunstancia que Gonzalo ha jugado este año en tres equipos distintos, primer equipo, Sevilla Atlético y juvenil División de Honor. Curiosamente, el Betis en ese derbi de juveniles andaba el camino contrario y ‘subía’ desde el equipo de Liga Nacional a Ignacio Abeledo (hoy en la selección sub 17) y a Hinojosa.

Con Wojcik, autor de tres goles en el derbi de Liga Nacional la pasada campaña, podía achacársele al Betis algo similar, pero no con total argumento, ya que alternó sus presencias todo el año con los dos equipos juveniles.

No se trata de discutir una práctica que existe desde siempre y seguirá existiendo en el fútbol, pero sí poner el acento en las consecuencias de decisiones que afectan a la formación del futbolista y que en el fondo no tienen otra misión que la de intentar ganar un partido, uno en concreto y no otro, porque interesa ganarlo. Bueno, eso y la de intentar paliar también de alguna manera una decisión apresurada al promocionar prematuramente a un futbolista que iba muy bien y que se encuentra al final con un año de estancamiento.

Joan Vila: “En el Barcelona llevamos haciendo rondos desde los años 70”

Publicado por Jesús Alba  /   enero 08, 2013  /   Publicado en Entrevista, Video  /   1 comentario

Joan Vila Bosch (FC. Barcelona). / premierleague.com

Esto es muy fácil. O debe ser muy fácil. Desde luego, viendo cómo Joan Vila Bosch explica la fórmula para los chicos de la cantera del Barça aprenden a jugar a rondos desde que ingresan en La Masía así lo parece. Luego, todos los equipos -o muchos- quieren jugar como el FC Barcelona. Y, claro, se estrellan. Con imitar sólo el fútbol bonito, la posesión, el sacar el balón desde atrás… no vale. Uno escucha a esta enciclopedia del fútbol base y empieza a entender muchas cosas. Su paso por Sevilla para regalar la brillante ponencia que ha llevado a varios países en las II Jornadas sobre el trabajo en las canteras organizadas por el Cedifa, la Federación Andaluza de Fútbol y la Escuela de Fútbol Peloteros era una inmejorable ocasión para empaparse de la filosofía de fútbol que ha conquistado el mundo. Jugó en el Barcelona al lado de Cruyff, entrenó más 16 años en la cantera azulgrana, fue el mentor de Xavi y es el creador de la Biblia del Barça, un documento que marca los parámetros del estilo que todos persiguen.

La base es el balón, eso lo puede saber todo el mundo, pero también que la posición no se pierde nunca, precisamente lo primero que hacen los equipos que quieren imitar ese fútbol. A partir de ahí, un montón de secretos que, oídos en la voz del director del área de metodología del club azulgrana, parecen lo más sencillo del mundo.

“Todo el mundo habla acerca del modelo del Barcelona como la fórmula mágica. Pero lo digo ya: no hay fórmula mágica”, explica de entrada. Mientras otros clubes van por ahí presumiendo de un modelo con cuatro, cinco o seis años de vida en sus entrenamientos de cantera, en Can Barça hablan de mucho más. Así, nada es casualidad. Y, claro, todo el mundo piensa en el rondo. Se idean mil ejercicios combinados para hacerlos cada vez más complicados, pero todo está ya inventado hace mucho tiempo: “El rondo llega al Barça en los años 70 y lo introduce Laureano Ruiz cuando Rinus Michels era el entrenador del primer equipo. Luego, cuando llegó Cruyff a finales de los 80 se produjo otro gran cambio en el Barcelona. Él llega y nos dice que íbamos a disfrutar jugando y que a partir de ese momento íbamos a jugar con tres defensas, con todo lo que aquello significaba. Y fue una revolución. Los defensas tuvieron que acostumbrarse porque era un cambio radical de la noche a la mañana a lo que se conocía en el fútbol. Y demostró que se podía. Luego, el otro gran cambio se produjo con el tándem Guardiola-Seirul·o”. Estas palabras son la demostración de que esto no es un huevo que se echa a freír, sino que, como los buenos vinos, necesita la formación de una madre a lo largo de los años.

Lógicamente, habría que discutir muchas cosas al hablar de la cantera del Barcelona, para muchos la mejor del mundo. Con matices. Por ejemplo, el gasto sólo en cantera del club catalán es superior al de algunos equipos de Primera. Sus técnicos captan futbolistas a todas las edades y de todo el país (también del extranjero) pagando cantidades astronómicas con unas condiciones que seducen a los padres y con las que absolutamente ningún club de origen puede competir. Un dato revelador lo da el propio Vila: “Nuestro juvenil A es absolutamente profesional. Lo vemos así porque necesitamos una igualdad de horarios en los entrenamientos. Un juvenil puede perfectamente un día entrenar con el primer equipo y necesitamos que esté allí. Y es también la forma de hacer ver a los más pequeños que el camino no es tan largo”.

El camino empieza desde abajo y acaba en ese fútbol de toque y desmarque que sale por la tele y que practican con gubia de oro los Iniesta, Xavi, Messi y compañía. “No estoy de acuerdo con ese comentario que se dice por ahí, que defiende que el Barça le ha hecho un flaco favor al fútbol porque los clubes lo han intentado imitar y se encuentran luego con la realidad. Trabajemos para ello. Trabajemos para que salga bien”, anima.

¿Y dónde están las claves? Hay muchas, algunas parecen sencillas, pero no lo son tanto. Las bases de toda formación futbolística están en cuatro pilares: los aspectos físico, técnico y tácticos, conocidos por todos, más el bio-energético (la alimentación), cada vez más cuidado. “En el Barça no nos limitamos a esto. Hay otros aspectos incluidos en el entrenamiento: las relaciones interpersonales, es decir, el factor afectividad; el emotivo-volitivo, el creativo según la experiencia (el yo) y la estructura mental, que es la que permite al jugador hacerse fuerte (qué pasa cuando no es convocado, cuando se lesiona, cuando promocionan a otro…). Si no complementamos lo otro con esto, el entrenamiento está incompleto”.

“Un paso atrás para atacar, un paso adelante para defender”

Quizá esto no interese tanto al gran público. La gentequiere saber qué hacen con el balón en el Barça y está claro que el balón es el punto de partido en su filosofía. “Tenemos dos posiciones, con el balón, en la que insistimos en los espacios de ayuda (los que están cerca del balón) y los espacios de cooperación (los que están más alejados del balón). Y en la recuperación, igual: los espacios de ayuda y de cooperación. Nosotros damos muchísima importancia a no perder el balón porque es nuestro tesoro. Hay equipos que juegan a darle el balón al contrario y es aceptable. Lo entendemos. Nosotros no, e inculcamos a los nuestros desde pequeños el sentido de protección del balón”. La verdad es que en esto nada más que hay que ver a Xavi cómo gira con el balón en los pies rodeado de contrarios. Eso no se aprende en dos días.

“Si perdemos el balón no perdamos la posición”. Lo que trabaja el Barça y no trabajan los equipos que lo imitan es el estar preparados para cuando se pierde el balón. “Para ello tenemos unas normas que cumplimos a rajatabla. Primero: una ocupación racional del terreno de juego. Nuestros jugadores no pierden la posición nunca y cuando atacan están pensando en defender. Tenemos una ley que dice: un paso atrás para atacar y un paso adelante para defender. Segundo: distancias muy cortas entre líneas. Tercero: nuestro sentido de protección del balón se basa en la alternancia del pase corto y el pase largo. Cuarto: movilidad constante de jugadores para recibir el balón en buenas condiciones y facilitar una mejor decisión al compañero”.

Esto último es la base del juego colectivo. El juego colectivo no sólo es para defender, sino también para crear. Facilitar la decisión del compañero. ¿Hay cosa más lógica?.

“Eliminamos la transición porque creemos que no existe”

La ocupación de los espacios, otra cuestión que a veces queremos simplificar hablando de sistemas. 4-4-2, 4-2-3-1… no va por ahí la cosa. “Es el concepto de esponja, o el cambio de chip, pasar de tener a no tener el balón. Nosotros creemos que si se hace correctamente lo que ensayamos eliminamos las transiciones”. Hay que explicar para el no iniciado que la transición es la reordenación del equipo cuando hay un cambio en la posesión. En los manuales está escrito que las fases del juego son defensa, ataque, transición ataque-defensa y transición defensa-ataque. Aparte, está el juego a balón parado.

“Eliminamos la fase de transición porque creemos que no existe, ya que dura medio segundo si estamos bien colocados en el momento de la pérdida”, matiza Vila, que cree que en el fútbol se gana muchísimo tiempo jugando sin balón. Lo que brilla es la posesión, pero el trabajo está mucho antes. “Tenemos que aprender a mirar antes de recibir el balón. Nosotros dedicamos muchísimo tiempo con nuestros equipos pequeños a esto. Es habitual cuando los equipos hacen rondos en los entrenamientos que los limitemos y los entrenadores digan: ahora vamos a jugar con un sólo toque, o con dos. Lo ideal es que el jugador sepa si tiene que jugar con dos toques o con cinco en función de lo que ocurre a su alrededor. Primero miro, luego decido y al final ejecuto, pero esto es muy importante: decido antes de recibir el balón, no después”.

Joan Vila Bosch, durante su conferencia en Casariche

Aparece otra vez Cruyff en boca de Vila. Es un referente el holandés que sigue aún presente en la filosofía del Barcelona. “Cruyff nos decía que tenemos que ser creativos incluso sin balón. Creamos también para recuperar. Robar nos parece una palabra fea y él lo decía: recuperemos el balón siendo más listos que el rival, no destruyendo lo que hace. Y eso se hace con atención y concentración”.

 “Keita le dijo a Guardiola que no sabía jugar a esto, que no veía la bola”

Cuenta una anécdota este experimentado técnico que ilustra perfectamente el estilo de juego del Barça. “Keita, un jugador que aquí conocéis, internacional y que hizo una gran campaña en el Sevilla, cuando llevaba una semana de trabajo en el Barcelona se fue al despacho de Guardiola y le dijo: ¡Yo no sé jugar a esto. No veo la bola! Poco menos que le dijo que lo devolvieran al Sevilla. Habéis oído a Pep referirse a él como ‘mi niño’ como con Abidal y es porque estuvo trabajando con él muchísimo. Lo digo para que se valore la humildad de un futbolista que puso tanto interés que en dos o tres meses ya podía jugar integrado en la idea. Pero todo por su humildad. Este ejemplo lo tenemos muy presente en la cantera del Barça y lo hemos convertido en una enseñanza para los más pequeños”.

Y es que al final, todo vuelve al rondo. Es el principio y el fin del discurso de Vila. Pero lleva desde los años 70 en el Barça, aunque perfeccionado por Cruyff. “En el rondo y en los juegos de posición tenemos todos los componentes que necesita un entrenamiento: velocidad en el juego combinativo, aspectos cognitivos del juego (con o sin balón), ocupación racional del espacio, conceptos individuales y colectivos y control de la carga física”. En este último apartado hay que decir que en los entrenamientos del Barça “nunca hay un trabajo físico específico, nunca. Sólo a partir de 16 años se hacen juegos con balón en los que se abren más los espacios y se trabaja potencia y resistencia. Por debajo de 16, no”.

Los chicos que ingresan en La Masía sueñan con, algún día, jugar en el primer equipo del Barça sin saber que todo el tiempo que permanezcan en esta escuela será como un máster sólo para privilegiados. Son los escogidos.

Raza con la sangre de Juan Gómez, ‘Juanito’

Publicado por Jesús Alba  /   diciembre 20, 2012  /   Publicado en Las promesas  /   Ningún comentario


Nombre
Alejandro Barrera Gómez
Equipo
Betis juvenil DH
Edad
17 años

Uno de los futbolistas convertido en leyenda que ha dado el fútbol nacional fue Juan Gómez, Juanito. Seña de identidad de una época histórica del Real Madrid, el genial y a la vez bravo delantero malagueño dejó un poso de grato recuerdo en el aficionado patrio, que disfrutaba tanto de su talento innato, como de su viveza en el juego en décadas en las que el fútbol era mucho menos físico y más ralentizado, y también de su raza y bravura. Malogrado en un accidente de tráfico cuando ya había colgado las botas y viajaba tras presenciar en el Santiago Bernabéu un partido europeo del Real Madrid, el genio del 7 tiene parte de su sangre en el Real Betis.

Alejandro Barrera Gómez (Fuengirola) es sobrino del ex jugador de Málaga, Real Madrid y la selección española. Agresivo medio centro en edad juvenil que milita en el equipo de División de Honor, Álex Barrera, que así es su nombre de guerra -nunca mejor dicho-, es sobrino carnal del protagonista de aquel grito que hizo célebre el Bernabéu: “¡Illa, illa, illa… Juanito maravilla!”.

Alex Barrera es un centrocampista que ha heredado la raza de su tío, también algunas pinceladas de su calidad, pero sobre todo su pelea en el campo, el no bajar nunca los brazos y mantener a su equipo siempre metido en el partido.

Son posiciones distintas, pero ésa es la principal característica que puede asociársele como referencia de su tío. Y no es poco apreciado en la categoría que haya futbolistas así. Pelea continua, presión a los contrarios, ventaja sobre los balones divididos… son precisamente déficits que suelen tener los futbolistas a edad temprana y que los entrenadores lo buscan. Álex Barrera les de eso. Va al límite, anima a los compañeros porque habla continuamente sobre el campo y tanto amedrenta a contrarios como condiciona a los árbitros. El complemento ideal para otros jugadores de más calidad como Marco Rosa, con quien de hecho ha jugado en el equipo de Preferente juvenil. Competir y barrer, barrer y competir. Dos filosofías de fútbol que no hay que inculcar a este medio fuengiroleño que también tiene calidad y sentidode la posición en quien han depositado muchas esperanzas los técnicos del Betis. Por el puesto en el que juega, por su forma de recogerse el pelo y por sus maneras, algunos lo comparan con Pablo García, aquel uruguayo que jugó en Osasuna y que se ganó con pelea y técnica un lugar en el Real Madrid.
La temporada pasada fue convocado con la selección andaluza sub 18, pero se cayó en el último momento y en la presenta campaña una lesión le impidió tener más presencia, pero cuando juega el Betis lo nota porque suele hacerse con facilidad con el centro del campo.

Y es que pone algo en su fútbol que no ponen los demás, alma. Una pelea que le ayuda a meterse con facilidad al público en el bolsillo. Se apellida Gómez ¿Les suena?

La segunda parte (la importante) de la historia de Robaina

Publicado por Jesús Alba  /   diciembre 18, 2012  /   Publicado en Las promesas  /   Ningún comentario

Cuando el pasado verano los responsables de la cantera del Betis lograban cerrar la incorporación de Antonio Segura Robaina (31-3-98) medios de comunicación tanto de la ciudad de origen, Las Palmas de Gran Canaria, como destino, Sevilla, dedicaban mucha atención al fichaje de un jugador de 14 años, un cadete de primer año, algo inusual si no fuera por el apellido del chico en cuestión. En este caso su padre tenía la culpa de todo. Robaina, aquel fino mediapunta que jugó en la UD Las Palmas y en el Tenerife, hizo pasar a través de los genes gran parte de su calidad futbolística a su hijo, que firmó por cinco temporadas por el conjunto heliopolitano después que s


Nombre
Antonio Segura Robaina
Equipo
Betis Cadete A
Edad
14 años

u padre analizara diversas ofertas de varios clubes importantes desde hace años y decidiera dar el paso al lugar adecuado y en el momento justo, no antes.

Toni Robaina cumplió cinco campañas en la UD Las Palmas tras llegar del Unión Viera, un pequeño club de fútbol base grancanario. Vestido de amarillo fue campeón de campeones en categoría infantil y llamó muchísimo la atención en la selección autonómica, escaparate desde el que su padre recibió ofertas de, entre otros, Real Madrid y Atlético. Pero Robaina padre, como profesional del fútbol, sabe de que qué va esto. No se dejó seducir y esperó que la formación del chico fuera la adecuada y que el cambio llegara sin provocar perjuicios. Negoció con el Betis un contrato para él para vigilar al futbolista de cerca y dio el sí cuando en Heliópolis le ofrecieron un puesto en el organigrama técnico.

La historia, como siempre cuando está por medio un ex futbolista profesional como progenitor, es llamativa. Pero una vez contada, el recorrido se le suele acabar a nivel mediático. Faltaba, por tanto, ver la otra parte de la historia. Digamos, que la más importante: cuatro meses después, ¿qué fue de Toni Robaina? ¿Qué tipo de futbolista es?

Toni milita en el cadete A de Primera Andaluza, un equipo fuerte en lo físico y en el que él pone el toque de distinción. Su fútbol es fino, con un regate a veces mágico y eléctrico y con una gran visión de juego. El complemento ideal para el cuadro de Gustavo Sánchez, un equipo en el que destacan futbolistas fuertes físicamente empezando por sus dos centrales, Pablo y Carbonell, el omnipresente centrocampista Miguel Ángel, el capitán José Antonio… proyectos que tendrán aquí también su espacio. Pero Toni es ese futbolista que espera su momento. Quizá su faceta a mejorar sea tener una mayor continuidad en el juego, abarcar más campo, pedir más el balón… Pero el talento está y hay que tener en cuenta que es primer año cadete y se mide a defensas de segundo. Su regate en estático llama la atención porque le añade un cambio de ritmo en arrancada que es difícil de contrarrestar por sus rivales. Juega un papel parecido al que desempeña Manu Cordero en el Sevilla. Habrá que seguir su evolución, que, como quien dice, acaba de empezar en serio, pero hay detalles, claro que los hay. Aunque esto es tan largo…

¿Quién apuesta por Aitor?

Publicado por Jesús Alba  /   diciembre 14, 2012  /   Publicado en Las promesas  /   Ningún comentario


Nombre
Aitor García Flores
Equipo
Recreativo B
Edad
18 años

El actual sistema de competición de la categoría juvenil, segmentado en grupos territoriales en los que al final hay tres o cuatro equipos fuertes, permite identificar con relativa facilidad los jugadores que sobresalen sobre el resto porque suelen ser habas contadas. El que tiene la clase destaca y, como se dice vulgarmermente, se le ve a leguas. Luego está el ojo del informador para hacer correctamente el ejercicio de traslación, es decir, imaginar qué puede dar ese determinado futbolista, con unas determinadas condiciones, en otro escenario distinto, en otra categoría más potente, con menos metros libres y tiempo para pensar y a un ritmo de juego mucho más rápido.

Otros, que también son interesantes –diría que más incluso que los que van para cracks-, son los que hay que ver más de una vez y de dos y que te van ganando en el partido a partido, sin destacar, sin llamar la atención de otros ojeadores, pero dando siempre una nota alta. Éstos, además, suelen moverse en puestos de menos exposición, marcando apenas goles, pero haciendo brillar a los compañeros.

Pero Aitor García Flores (Gibraleón, 25-3-94) no es de este último grupo. Había que verlo muy poco en el equipo juvenil del Recreativo de Huelva en División de Honor para apreciar su descaro, su desparpajo y su viveza en el juego. A una velocidad de movimientos que en esa categoría llama la atención quizá con demasiada facilidad, por ejemplo firmaba una exhibición ante el Betis un domingo de perros, con frío y cayendo chuzos de punta en la ciudad deportiva Luis del Sol. No era un día para ojeadores.

Pero Aitor no lo hizo sólo ese día. Si Aitor fue junto a Samu Castillejo (Málaga) el jugador más desequilibrante de la selección andaluza sub 18 de Javi Blanco, donde ya la criba estaba hecha, no era sino porque sus dotes futbolísticas estaban por encima de la media en un ratio tan amplio geográficamente como es la Comunidad Andaluza.

Y si Aitor, este extremo derecha, mediapunta o centrocampista ofensivo, debutó con el primer equipo del Recre en su segundo año juvenil, con 17, pues ya está dando más pistas. El futbolista que llegó al Decano en edad infantil procedente de la escuela de Gibraleón fue convocado por Álvaro Cervera en enero de 2012 para un partido de Liga en Murcia por la lesión de Juan Villar. “Cuando surgió la oportunidad, le pregunté de forma directa al chaval si estaba preparado, para ver si achantaba o no. Y al contrario. Me dijo que estaba listo, y nada, le dije que al autobús. Por eso, como yo digo, mientras la cantera esté, trabaje, no la volvamos loca y le demos tranquilidad, ahí estará para ser utilizada”. Son palabras de Cervera. Aitor debutó saliendo al campo en el minuto 79, y en el 85 marcaba el tanto que sentenciaba la victoria del Recre.

Casi un año después –falta menos de un mes-, Aitor milita en el Recreativo B, en Tercera Divisón, donde en la segunda jornada lideraba la victoria por 0-2 al Sevilla C de Fermín Galeote anotando el primero de los 4 goles que ya acumula en una categoría que quizá (y sin el quizá, seguro) no le ayude a seguir creciendo. Ya, al haber cumplido 18 años, no puede acudir a la selección andaluza, así que tendrá que esperar a que Sergi Barjuán repita la operación de Álvaro Cervera, lo que con un mismo protagonista y dos entrenadores distintos se da menos veces.

¿Nadie lo vio estando aquí al ladito? Extraño, desde luego, a no ser que ocurriera como con otro valor de la cantera onubense, el zurdo Fidel, con quien no cuajó ninguna de las ofertas que tuvo. Aún hay tiempo. ¿O no?

Page 20 of 21« First...10...1718192021
(C) cuentaconlacantera.com, 2012. Todos los derechos reservados | Contacto