El Celta B, el filial que amenaza el honor del Sevilla Atlético

Publicado por Jesús Alba  /   marzo 29, 2017  /   Publicado en Headline  /   Ningún comentario
La plantilla del Celta B celebra la clasificación matemática para el play off.

La plantilla del Celta B celebra la clasificación matemática para el play off.

Nada es casualidad en el fútbol. O pocas cosas lo son. Ya sabemos que el Sevilla es el único club que tiene a dos equipos en el fútbol profesional con el ascenso la temporada pasada de su filial y la gran campaña que está realizando con la permanencia bien encauzada. Pero como las casualidades no suelen ser verdad en el fútbol, el primer equipo clasificado matemáticamente a estas alturas para jugar la fase de ascenso a la ahora denominada Liga 1|2|3 es otro filial, el Celta B, que logró el triunfo definitivo esta semana ante el Pontevedra (3-0). Líder del grupo I de Segunda División B, distancia ya en 22 puntos al quinto clasificado, en este caso otro filial, el Valladolid, cuando aún quedan 7 jornadas para que acabe el campeonato regular.

¿Y dónde están aquí las casualidades, o, mejor dicho, lo que hemos comentado que no son tales? Primero que el Celta puede incluirse entre los clubes de España que mejor ha cuidado su cantera en los últimos años y segundo que si finalmente el Celta se diera la alegría de certificar un ascenso a la categoría de plata allá por mayo será otra bofetada sin mano a los grandes, Real Madrid y Barcelona, por ejemplo, que pretenden año a año lograrlo a base de tirar de su grandioso presupuesto. Sevilla y Celta, con el bloque de los mismos jugadores que hoy militan en sus filiales, disputaron en 2013 la final de la Copa de Campeones en Balaídos y, no, nada es casualidad. Ganaron los blancos en un bonito duelo (3-2) y ahí estaban los José Antonio Caro, Curro Sánchez, Borja Lasso, Matos, Carlos Fernández o Juan Muñoz. Y en ese Celta que ha ido haciendo las cosas bien como una hormiguita pues pasa lo mismo. Los nombres propios están ahí. Santi Mina, que entonces luchaba con Juan Muñoz y el canario Héctor Hernández por ser el juvenil más goleador del país, es desde hace tiempo una realidad en el fútbol de élite. Yelko Pino, internacional junto a él y junto a Borja Fernández (el Celta, con 3, era entonces el club que más aportaba a la selecciones sub 18 y sub 19), es a su juventud una pieza importante en el Lugo, en Segunda División. Y que disputaran aquella final contra los de Agustín López siguen en ese equipo, que ahora veremos que convenientemente reforzado, otros como Goldar, Samu Araujo o Costas.

No es casualidad lo logrado por este filial celeste. Con sólo 13 goles en contra (22 ha encajado en total), el ex sevillista Néstor opta al premio de mejor portero del grupo I de Segunda B, no es casualidad que el club que se decididiera en apostar de verdad por Hicham, aquel juvenil que contábamos aquí cómo deslumbraba en Almería, iba a dar un salto de calidad. El marroquí es un ídolo en Balaídos y acumula 11 goles, aunque el que verdaderamente la está rompiendo arriba es Borja Iglesias (24 tantos) un futbolista que curiosamente manejó la secretaría técnica sevillista a la hora de firmar un punta tras la lesión de Carlos Fernández (finalmente llegó Marc Gual). Tampoco lo es que apostara por andaluces de nivel. Del cordobés Adrián Castellano también hablamos aquí en su día cuando formaba parte del Real Madrid de Benavente, Raúl de Tomás, Álvaro Medrán, etéctera y, de Huelva, anda un fino centrocampista como Dani Molina, la demostración de que la conexión onubense no es (tampoco) casualidad en el Celta, que fue el primero en poner sus ojos en Aitor García, un excelente extremo con un disparo descomunal que se ha empeñado en subir a Primera con el Cádiz. Otros, pese a que mandaron a técnicos a verlo, a Mérida incluso, no hicieron nada. Y aún falta otro andaluz, el sevillano Alberto Solís, que fue internacional sub 16 cuando era jugador nervionense y que ha tenido alguna aparición en el filial aunque milita en el equipo juvenil.

Siempre es una buena noticia que haya filiales en Segunda, o que puedan optar a ello. Sólo el Barcelona B, que hizo una apuesta muy fuerte este verano (entre ellos, Dani Romera, la pareja de Hicham) ocupa a día de hoy posiciones de play off, ya que es líder del grupo III. Y sólo Valladolid B, Real Madrid B y Villarreal B (todos en quinta posición), tienen alguna opción de meterse.

De momento, sólo están ahí, o pueden estar, el Celta de Alejandro Menéndez y el Sevilla Atlético de Diego Martínez. Otro vigués, ¿casualidad?

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


cinco × = 5

(C) cuentaconlacantera.com, 2012. Todos los derechos reservados | Contacto