Guardiola hace cumplir su sueño al niño al que quiso fichar con 10 años

Publicado por Jesús Alba  /   septiembre 27, 2016  /   Publicado en Historias  /   Ningún comentario
Brahim, en el momento de debutar con el City.

Brahim, en el momento de debutar con el City.

Dos grandes alegrías con un año de diferencia. La segunda, de una manera especial para un chico con un enorme talento que ha pasado años duros. Pep Guardiola lo conoció siendo un niño. Con sólo 10 años, o menos, lo quiso reclutar para el Barcelona. Ahora, el laureado técnico lo primero que ha hecho en el Manchester City es hacerlo debutar con el primer equipo, con sólo 17 años. Fue ante el Swansea en un partido de la Copa de la Liga. Días después firmaba su renovación como profesional con un contrato por tres años. Se trata de Brahim Adbelkader Díaz, un menudo delantero que maravillaba en las filas del Málaga. De niño era una especie de Butragueño. Con menos cuerpo que los demás. Se paraba en el área y hacía diabluras en el área. Para quien conoce la cantera sevillista, por ejemplo, algo parecido a Vicente Lucas.

“No puedo estar más feliz por firmar mi primer contrato profesional. Esta semana ha sido la más maravillosa. Éste es el club más grande del mundo y estoy realmente feliz en el City y mi familia en Mánchester. Es un sueño para mí y un gran momento y voy a trabajar duro para tener más oportunidades y entrenar más veces con el primer equipo”, relata el joven malagueño en la web oficial del Manchester City.

Brahim firma junto a Txiki Beguiristain. / M.City

Brahim firma junto a Txiki Beguiristain. / M.City

El debut de este joven malagueño de sólo 16 años con el Manchester City en el partido de la Youth League que los ingleses jugaron contra el Sevilla (1-1) en octubre de 2015 supuso el fin de casi dos años de estancia en las Islas sin poder competir en partido oficial, una tremenda alegría para un chaval que ya no es aquel niño prodigio que salió de Málaga y que estuvo dos veces a puntito de fichar por el FC Barcelona.

Brahim era un niño que desde los 6 años fabricaba jugadas imposibles en el Tiro Pichón, un club malagueño con mucho predicamento en el fútbol base. A los siete lo reclutó el Málaga CF, con cuya camiseta dejaba sentados a rivales y rivales cada vez con más facilidad. A los 10 años visitó el Camp Nou y conoció a Guardiola. Xavi e Iniesta estuvieron explicándole, junto a su familia, lo que significa el club, cómo viven los niños en La Masía y cómo el club azulgrana cuida la formación académica, personal y futbolística de todos sus chicos. Cerraron el acuerdo (dicen que hubo hasta firma), pero finalmente el paso no acabó dándose. Aproximadamente un año más tarde, el padre de Brahim y el Barcelona retomaron el tema, el Málaga entró a negociar y parece que se cerró un acuerdo por el que, prestación para la familia aparte, en La Rosaleda se embolsaban 300.000 euros por un jugador infantil, que, de seguir en progresión, podía dejar en las arcas del club de la Costa del Sol hasta 4,5 millones. Todo parecía más o menos claro, pero llegó aquella época dorada del Málaga flirteando con la Champions y con el jeque Al Thani prometiendo el oro y el moro a profesionales y canteranos. Y Brahim era la joya de La Academia. Dicen que lo montó a él y a su familia en uno de sus últimos coches deportivos y prometió regalárselo el día que cumpliera los 18 años. La situación laboral del padre, su temprana edad… todo influyó para que el jeque acabara convenciedo a Brahim para decir por segunda vez no a todo un Barcelona.

Y todo siguió su curso hasta que con apenas 14 años, dicen que a través del mismo intermediario hermano de un célebre personaje futbolístico, Brahim recibió una propuesta muy especial para viajar a Manchester, donde no podría competir oficialmente hasta cumplir los 16 (en Inglaterra sin contrato profesional es imposible que un extranjero pueda ser inscrito). El City, con una política especial en el tema de la formación de sus jugadores que incide por ejemplo en que estén con familias locales de acogida en vez de en residencias por muy lujosas que sean (que lo son),convenció a los padres del pequeño Brahim para que dejaran crecer al niño en un país extraño con el único aliciente de entrenar junto a los de Pellegrini y poder jugar algún amistoso. La labor de Ferrán Soriano y Txiki Beguiristain, que se tomaron el tema como si de un profesional para el primer equipo se tratara, fue determinante, según cuentan.

Todo, hasta que llegó el 21 de octubre de 2015 y pudo hacer su debut oficial nada menos que en la Youth League, la competición con la que la UEFA premia a los equipos sub 19 de los clubes clasificados en la fase de grupos de la Champions. Aunque tiene sólo 16 años, Díaz (como se le conoce en Inglaterra por el apellido de su madre) ha crecido sin llegar a tener un corpachón, porque siempre fue de los más pequeñitos, pero sigue teniendo esa viveza en la cara. Jugó unos minutos, cuando Patrick Vieira lo sacó en la segunda mitad, y apenas le dio tiempo de apuntar todo el fútbol que lleva dentro. Tiempo tendrá, igual que la amplia legión de españoles en la cantera del club citizen, que este verano cedió al también malagueño José Ángel Pozo (jugó algún torneo con el Sevilla) al Almería. Siguen allí, junto con Brahim, el ex defensa espanyolista Pablo Maffeo y el Aleix García, quien llegó el pasado verano desde el Villarreal.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


ocho − = 1

(C) cuentaconlacantera.com, 2012. Todos los derechos reservados | Contacto