La Liga Pro-Missed

Publicado por Jesús Alba  /   diciembre 30, 2016  /   Publicado en Historias  /   2 comentarios

promisedLo que me dispongo a hacer sé que está mal. Con la ilusión de los niños dicen que no se juega. Pero la verdad es que, en el fondo de mi corazón raro de perro verde raro, mientras toda España sonríe delante del televisor con el torneo más mediático de fútbol base y se maravilla con cómo la tocan niños futbolistas que juegan a ser profesionales, me pregunto si de verdad para llamar la atención y darle su sitio al talento que viene empujando es necesario organizar circos de esta magnitud.

Me pregunto por qué las televisiones no dan ni la cuarta parte de cobertura a campeonatos oficiales, organizados por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) que se celebran en los mismos días en todo el territorio nacional y que mide en el Campeonato de España a las selecciones de las comunidades autónomas. Pero, bueno, asumiendo que un Castilla La Mancha-Aragón o un Ceuta-Extremadura no tiene el tirón y el morbo que puedan ofrecer niños peleando entre sí con la camiseta del Real Madrid y el Barcelona, tampoco estaría mal que las cosas se hicieran medianamente bien o, al menos, que no se dervirtuara el fútbol, ni las edades, ni las etapas evolutivas, ni la competición… para que en la final, que es lo que importa, esté sentado delante de la caja tonta todo el país si tenemos la suerte de que a ella llegan los que tienen que llegar, o al menos uno de ellos.

No entro ahora (que ya no vienen al caso) en las denuncias que cayeron en saco roto y quejas de los padres de los niños de un equipo como el Levante, que hace un año se quedaron sin ir a Miami pese a habérselo ganado en el campo porque el Real Madrid, que no había obtenido su clasificación como el resto, no podía ni debía quedarse en tierra. Eso es agua pasada, aunque los chavales tragaron lo suyo.

Pero también siguen tragando ahora… y todo sea por el espectáculo que se supone que da un torneo desde mi punto de vista totalmente antinatura con el que tragan los responsables de cantera de todos los clubes de la LFP. Un torneo de fútbol 7 que disputan niños que ya juegan a fútbol 11. Un campo para alevines en el que juegan infantiles, con lo cual, claro, pueden chutar más fuerte, pueden recorrerlo con más facilidad… Mi primer pensamiento es que si buscan espectáculo así y encima tienen el apoyo de Tebas, ¿por qué no ponen a Cristiano Ronaldo y a Messi a jugar al fútbol sala?

Esta modificación abrupta y antinatura estoy seguro que entorpece. A efectos de coordinación segmentaria, ajuste espacio-temporal, lateralidad, dominio del aparato motor (por no hablar de las capacidades condicionales)… no debe ser bueno para chicos que están en una etapa muy complicada de la formación, ya que, hay que recordar, acaban de dejar el campo pequeño y el balón size-4 para adaptarse a la inmensidad del fútbol 11 y al balón con el que ya van a crecer y han de jugar para siempre. Por no hablar de las consecuencias socio-afectivas de los componentes de esa plantilla de fútbol 11 que no reciben el premio de participar en dicho torneo en el que juegan 7 y los elegidos pueden ser 12, 14 ó 15 a lo sumo.

Me pregunto si no es más sencillo que a estos torneos acudan equipos alevines, que son los que durante toda la temporada están familiarizados con un deporte que todavía no es fútbol, sino una adaptación a la edad evolutiva (más importante que la cronológica), para evitar estos trastornos en el proceso formativo. La respuesta está en que precisamente el proceso formativo es lo que menos importa, cuando lo que de verdad interesa son las entrevistas a los niños, a ver si dentro de unos años rebuscando en el archivo nos damos el pegote de sacar a la estrellita cuando no tenía pelusilla en la barba. Mi curiosidad es grande por saber por qué los clubes no deciden mandar alevines pese a que las reglas dicen otra cosa y por qué ninguno de ellos prohíbe a sus jugadores y entrenadores ser entrevistados.

Mi curiosidad es grande también en saber por qué los partidos son sucedáneos, especies de aperitivos de 12 minutos cada tiempo si ya en fútbol 7 un partido de alevines se juega de 35 y 35. Obliga, claro, a que se emplee más ritmo, a que sea imposible para un equipo madurar un partido, empezar perdiendo y remontar, empezar ganando y saber temporizar, mantener la ventaja o aumentarla con solvencia. Son valores que esos niños tendrán que aprender y que donde de verdad los aprenderán será en sus competiciones oficiales, ya sea con sus clubes o en las selecciones provinciales y autonómicas, a las que las televisiones tristemente dan de lado.

En la bonanza de estos torneos se vende con orgullo que por ellos han pasado chicos que después fueron estrella. Raúles, Iniestas y otros cracks (no tantos) del fútbol. Si ése es el único éxito que se busca, nuestra mirada será tremendamente corta. Evidentemente, un torneo que concentra a los mejores proyectos de fútbol a la larga dará futbolistas… lo extraño sería que diera campeones de natación. A ver cuántos acaban en la Liga Pro-Missed (niños perdidos por jugar a ser profesionales).

2 Comments

  1. Joan 31/12/2016 13:43 Reply

    No esta mal tu opinión, pero solo unos apuntes.
    Primero: en la comunidad de madrid en alevines ya se juega a futbol 11, en valencia a futbol 8, en catalunya a futbol 7 (por mencionar una de cada modalidad).
    Segundo: en Catalunya se juega en 4 tiempos de 15 minutos (hablo de alevines)
    Tercero: Los torneos siempre son de partidos cortos, hay muchos partidos, hay que cuadrar horarios, y los chavales juegan muchos partidos en poco tiempo y no descansan.
    Por lo demás, cada cual tiene su punto de vista.

    Saludos!

  2. José luis suarez 01/01/2017 21:04 Reply

    Completamente de acuerdo, soy entrenador nivel UEFA-B y realmente se está convirtiendo en un circo mediático y enseñando a los niños un mundo que posiblemente la mayoría no llegarán y padecerán una gran frustración, niños que con 8 o 9 años llegan a clubes de primer nivel con el sueño de ellos y de sus padres de llegar a ser futbolistas de élite y que dejan de jugar con la continuidad necesaria que tenían en sus clubs ( a no ser que sean unos “messis”) y jugar poco o nada hasta llegar ese momento que con el continuo sangrado de chavales de clubs modestos, cada año llegan 200 o 300 niño da prueba que a buen seguro tenmejoran y vuelves a la realidad de despertar del sueño y con siete volver a tus clubs o no querer volver a jugar al fútbol pues la ilusión que tenías por llegar a jugar en el club de tus sueños o en otro de primer nivel se ha desvanecido ya que a tu corta edad ya te han dicho que no vales lo suficiente para estar allí.
    Dejemos que tengan la infancia deportiva que se merecen, que el que tiene que llegar, llegara y a los padres que tengan sus propios sueños y no hagan que los suyos frustrados sean la obligación de susu hijos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


7 − siete =

(C) cuentaconlacantera.com, 2012. Todos los derechos reservados | Contacto